El nombre de dominio es la puerta de entrada a la página web de la empresa o negocio, es decir, su identidad en Internet.


Actualmente, más del 75% de las empresas españolas con página web cuenta con dominio propio (www.ejemplo.com), hecho que también facilita recordar e intuir la dirección web de una empresa y, lo que es más importante, contribuye a aportar credibilidad y solvencia a la empresa.

Podemos clasificar los nombres de dominio en tres apartados:

  1. Globales: son dominios genéricos que no se asocian con ningún país específico, sino con la actividad de la organización. El principal es el .COM, que deberían utilizar todas las empresas y organizaciones al ser el más comercial y el más sencillo de recordar de todos, junto al .NET, utilizado inicialmente para redes, pero que hoy utilizan todas las empresas.
  2. Restringidos: dentro de los dominios de primer nivel, existen algunos cuyo registro no es libre para cualquier empresa, sino que es necesario ejercer una determinada actividad. Es el caso de los dominios .EDU, restringidos para universidades, el .ORG, reservado para organizaciones sin ánimo de lucro, el .GOV, para el Gobierno de Estados Unidos o el .2, destinado a las páginas webs de contenido adulto.
  3. Territoriales: son los que identifican los nombres de dominio en función del país en el que se establece la actividad de nuestra empresa y se denominan dominios de segundo nivel. Es el caso del .ES en España, el .CN de China o el .DE de Alemania. En el caso de que el nombre comercial de nuestra empresa sea inglés, por ejemplo, Marketing Experience Consulting, utilizaremos el nombre de dominio www.marketingexperience.es para dejar claro a nuestros potenciales clientes que nuestra actividad se ejerce en España. Este hecho es especialmente importante cuando existe una empresa con la misma denominación que ejerce su actividad en Estados Unidos, como es el caso de www.marketingexperience.com.  Esta distinción es especialmente útil cuando los clientes potenciales nos buscan a través de buscadores como Google. Dentro de esta categoría se encuentran los dominios de tercer nivel, que integran los dominios de primer nivel, por ejemplo, dentro del territorio español. Se corresponden con dominios del tipo .COM.ES o .EDU.ES. Comercialmente, no es aconsejable que las empresas los utilicen, puesto que un nombre de dominio del tipo www.marketingexperience.com.es implica el mismo problema que las direcciones IP: son más difíciles de recordar y lo que buscamos es, precisamente, la visibilidad de nuestra empresa en Internet.

Toda empresa que opere en España debería utilizar nombres de dominio acabados en .COM, .ES y .NET y, complementariamente, todos aquellos que estime convenientes por su tipo de actividad, ámbitos geográficos en los que opere o por la mera protección de su marca en Internet, evitando que otra empresa con su mismo nombre en otro país, pueda crear una página web que confunda a sus clientes.

Para registrar un dominio .ES, podemos hacerlo directamente a través del organismo de gestión del Registro de nombres de dominio, ESNIC (www.nic.es), perteneciente a la entidad pública empresarial Red.es o a través de cualquiera de los agentes registradores acreditados por esta entidad, que ofrecen los registros a un precio inferior.


A través de lo que se denomina un “whois” podemos averiguar quién tiene registrado un dominio y hasta qué fecha lo tiene contratado. Podemos consultar estos datos a través de las webs de los agentes registrados o de los organismos de gestión de cada país, como ESNIC.

Las normas básicas a la hora de escoger un dominio se reducen a que sea representativo de nuestra empresa, sea breve, directo y, en definitiva, fácil de recordar y de escribir, ya que el internauta deberá teclear la dirección en el navegador.


¿cómo sabemos cuáles son las palabras de búsqueda que utilizan mis potenciales clientes? Existe una herramienta gratuita, denominada Google Trends (www.google.es/trends), que nos ayuda a comparar estos términos según su popularidad en las búsquedas en función del país, la Comunidad Autónoma o el periodo de tiempo en el que queremos comprobar la evolución da las búsquedas por cada término.